Los 5 imbéciles más grandes del mundo vial.

Yo le prometí a mi mamá que no iba a escribir groserías en el blog. Pero es que este tipo de gente de verdad que saca al Godzilla que llevo dentro. He aquí una lista de las cosas que no tolero, pero no tolero, que las personas hagan en el mundo vial.

Querido lector, si usted entra en alguna de las siguientes categorías, quiero que sepa que no le extiendo mi perdón. Querido lector, si usted se identifica con el odio que expreso aquí, quiero que sepa que le extiendo mis simpatías.

1. Los que se estacionan así, porque YOLO.

¿Por qué, por el amor de Dios, tienen que hacer eso? Y parece que lo disfrutan más cuando se trata de estacionamientos concurridos. No, chicos, no, no se ven más cool demostranto su ineptitud al momento de parquear.

Ilumínalos, Dios, pero no los encandiles.

2. Los que obstruyen las rampas cuando se estacionan… para ir a misa. 

Obstruir una rampa ya es malo de por sí. Pero obstruir una rampa cuando se estacionan para ir a MISA… ¿Qué rayos, gente, qué rayos? Me consta que es un problema cotidiano; cada domingo hay un automóvil obstruyendo no una, ni dos, sino TODAS las rampas que rodean la iglesia. Y me consta que las familias, señores, señoras, salen de misa, muy santos ellos, y se suben a sus automóviles que dejaron obtruyendo rampas, cocheras, pasos peatonales, etc. etc.

Católicos ejemplares ellos, sin lugar a dudas.

3. Los que tiran las colillas del cigarrillo en la calle. 

Perdí la cuenta hace mucho de todas las veces que he visto a un automovilista bajar la ventanilla para arrojar la colilla de su cigarrillo a la calle, luego la sube de nuevo y continúa felizmente con su camino. Claro que también aplica para cualquier otro tipo de transeúnte. Y, en realidad, aplica con cualquier otro tipo de basura. Pero hay algo especial en las colillas que sencillamente me revienta.

No, gente, no le salen patitas a la basura y va y se tira sola al cesto. No, tampoco se evapora eventualmente. ¿Les  molestan las calles inundadas en temporada de lluvia? ¿Se han preguntado por qué se tapan las cañerías tan seguido? Sí, no niego que el sistema de drenajes, al menos en mi país, no es el más eficiente. Pero seguro que esos kilos de basura atascados en las bocas de tormenta tampoco ayudan de mucho.

4. Los que circulan en sentido contrario. 

Nada más he estado a punto de ser atropellada un par de veces, igual que mi hermano, por esta clase de primitivos entes que creen que darle la vuelta a la cuadra es el equivalente a ir a Mordor.

Sucede que en mi cuadra está el estacionamiento de un restaurante muy popular en mi ciudad. Como se localiza más cerca del final de la calle, que del inicio, la gente piensa que está bien simple meterse muy rápido en sentido contrario, ganarle a los carros que circulan en sentido correcto, y entrar al estacionamiento. Porque ya saben, eso de darle la vuelta entera a la cuadra da mucha flojera. Pero como se quieren meter rápido, por supuesto que no se fijan en si hay un peatón cruzando la calle. Y al peatón de pronto le sale un carro del otro lado de donde se supone que salen los carros, no tiene tiempo de reaccionar porque le sale muy rápido y pues… no está padre, ¿verdad?.

Lo peor es que tienen la desfachatez de enojarse con el peatón por no fijarse o por cruzar en la esquina de la cuadra. Qué ocurrencias de nosotros los peatones, caray.

5. Los que piensan que están en Need for Speed, o que son los hijos perdidos de Dominic Toretto. 

Te suenan el claxón por ir muy “lento”, te rebasan de manera brusca… y medio minuto después los vuelves a ver junto a ti en un alto.

Como decía mi amiga, Daniela Guzmán, ¿cuál es el mérito en hacer esto? ¿Qué tiene de emocionante llegar al alto antes que tú y pasar más tiempo esperando la luz verde? O te rebasan bruscamente y quedan justo delante de ti durante el resto del trayecto. ¡Felicidades! Tu vida será más completa ahora que conseguiste rebasar UN auto.

Incluso si te ganan algunos minutos, llegarán a su destino ¿qué? ¿cinco minutos antes, máximo? Vamos, chicos, yo sé que les gusta sentirse importantes y que su tiempo vale oro, pero no creo que le hagan mucha falta a nadie por cinco minutos. En todo caso, hagan el favor de salir a tiempo para llegar puntuales a su destino.

Por supuesto que mi lista entera no se reduce a cinco, pero vamos dejándolo así por ahora. Si ustedes tienen otros que quisieran agregar, no duden en ponerlo en los comentarios.

Para los que hacen alguna de estas cosas… por favor, no.

Anuncios

11 comentarios en “Los 5 imbéciles más grandes del mundo vial.

  1. Yo tengo un especial desprecio por la gente convencida de que un automóvil lujoso te da derechos sobre naturales ante los demás seres humanos.
    Generalmente los rastreo (cosa muy sencilla) y coloco chinches, pulgas y otros ácaros en la tapicería de sus vehículos.

    Le gusta a 2 personas

    1. Tú eres mi héroe, Cerdo Venusiano. Todos deberíamos hacer lo mismo y coincido contigo; parece que junto con el automóvil les entregan un certificado de superioridad donde se establece que tienen el derecho divino de hacer lo que se les venga en gana. Un día de estos me hablas y vamos a ponerles chinches a todos >:D

      Le gusta a 1 persona

  2. Yo agregaría al que te suena el claxon en el exacto momento en que la luz se pone en verde. Entiendo que hay algunos despistados que no se dan cuenta que la luz cambio de color, pero me revienta que esperen que magicamente al ponerse la luz en verde ya andes a 60km/h y 20 metros mas adelante.

    Le gusta a 3 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s