Para mi hermana

Las hermanas mayores somos al mismo tiempo una autoridad y una monstruosidad. Ambas características están inevitablemente ligadas la una con la otra; somos una monstruosidad porque constantemente ejercemos nuestra autoridad, y somos una autoridad porque les hemos enseñado una cosa o dos a partir de nuestra monstruosidad.

Somos las que deslizamos la cerveza un par de centímetros para ponerla a su alcance cuando mamá no está mirando, y también las primeras en pegar el grito en el cielo cuando la niña quiere salir de casa con su primer minifalda.

Somos una contradicción en toda regla; una desequilibrada mezcla entre madrastra malvada y mejor amiga.

The frame picture is always cute!!:

Les prestaremos la identificación vieja para escurrirse a las fiestas, pero exigiremos que estén de vuelta en casa más temprano que la Cenicienta. Les pediremos que nos cuenten todo acerca de sus romances, pero estaremos detrás de la puerta con un silbato, preparadas para gritar:

“CHIFLANDO Y APLAUDIENDO, MENTECATOS, CHIFLANDO Y APLAUDIENDO”

Briana, we need a best friend photo shoot! Maybe on our 25th year anniversary! Which is coming up ❤️:

Somos sobreprotectoras y al mismo tiempo cómplices de cada delito. Si no en acción, sí con nuestro silencio. Porque es a nosotras a quienes recurrirán para contar todo aquello que no le dirán a papá y mamá, y sabremos mantener el secreto.

Porque tampoco dijimos nada cuando devolvieron las verduras a la olla, o cuando metieron una mascota de contrabando.


Pero también seremos las primeras en protestar cuando les den permiso de irse solas al extranjero. Las primeras en gritar “¡OBJECIÓN!” cuando las dejen salir en su primera cita.


Sibling Photography Idea-Sharing a Book or boys reading to Mimi:

Las haremos llorar cuando tomen sin permiso nuestras cosas, pero practicaremos vudú en cualquier ser que ose siquiera hacerles fruncir el entrecejo. Les recordaremos lo mucho que las amamos casi tan seguido como les recordamos que fueron encontradas en el basurero.
Nuestra cartera es su banco preferido, tanto o más seguido que la cartera de mamá. Son los duendes que se llevan nuestra comida… incluso cuando estamos mirando.


Y las dejamos.


Somos las que harán su tarea en más de una ocasión, pero también las culpables de algunos de sus peores traumas de la infancia (y no nos dejarán olvidarlo). Somos a las que chantajean con su carita de cachorro abandonado, el chofer designado, proveedoras de atuendos, juez de sus pretendientes y abogada ante nuestros padres.

Beach Time - I would love to take a picture like this with my family on Cape Hatteras.:
Mi hermana se fue de viaje y cuando regresó me obsequió un marco con una frase:
“Sonrío porque eres mi hermana, me río porque no hay nada que puedas hacer al respecto”

… ella sabe.

Anuncios

12 comentarios en “Para mi hermana

  1. 😀 😀 😀 Imagina cuando no tienes una, sino cuatro adorables hermanas mayores. Uno de mis primeros traumas fue cuando se aliaron para decirme una noche en la que me había caído un diente que habían puesto unas trampas para cazar al Ratoncito Pérez. 😀 😀 😀 😀 ¡¡Jamás dejaré que olviden eso!!

    Le gusta a 2 personas

    1. Jajaja ¡no sé por qué no se me ocurrió a mí eso! pero sí, tú usa todos esos traumas a tu favor, sácale provecho a todas las cuentas que te deben. Mi hermana no deja de recordarme todas esas veces que la asustaba disfrazando de Scream al perchero y acercándoselo a la cama cuando el cuarto estaba oscuro. Creo que yo fui una hermana más siniestra que las tuyas.

      Le gusta a 1 persona

      1. Bueno, teniendo en cuanta que entonces tendría unos 6 años 😀 😀 😀
        Lo de meterse bajo la cama, hacer ruidos siniestros y cogerme los pies vino un poco más tarde. Aún ahora duermo con los pies tapados en pleno verano, por si algún engendro me agarra los dedos de los pies 😀 😀 Lo peor era los sustos tras las puertas, que me hacían subir el corazón a la garganta.
        Sobrevivir a hermanas mayores de imaginación desbordante me permite ahora visitar Isla Imaginada a menudo y traerme de allí cuentos 😀 😀 ¡No hay mal que por bien no venga! No cambiaría mi infancia, sustos incluidos, ni por todo los tesoros de piratas hundidos en los siete mares.

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s