Truco de motivación #3: Recordar la trágica vida de algún personaje ficticio.

Porque por más trágica que sea tu vida, seguramente no es Marguerite Gautier, Javier Bardem en la peli de Biutiful o Precious trágica.

Y bueno, vamos a tomar como referencia a un personaje ficticio porque no es nada buena onda pensar que la vida de tal o cual es mucho peor que la nuestra y alegrarnos por ello. Pero lo cierto es que incluso las tragedias de estos personajes palidecen comparados con el sufrimiento real de muchos. 

El lunes tuve un mal día. Luego terminé de leer La Dama de las Camelias, por Alexander Dumas hijo. Me sentí instantáneamente mejor. Pensé, ok, mi día fue malo, pero no fue – alerta de spoilers- “estoy muriendo de tuberculosis, alejada de la única persona que en realidad alguna vez me amó y que yo amé, con la que pasé los únicos 6 meses verdaderamente felices de mi vida, abandonada por la mayoría de las personas que alguna vez se dijeron mis amigos o amantes y asediada por embargadores, que solamente esperan que me muera para poder subastar mis cosas” malo.

Yo estoy bien.

No importa qué tan mala se torne mi vida a veces. Basta con poner la película de Biutiful para sentirme mejor con mis problemas. O la de Precious. O recordar que, al menos, no soy un personaje de Victor Hugo.

Así que truco de motivación #3: no estás tan mal. Busca una película de terror, de ésas donde matan a todos de una forma cruel y lenta, y repítelo; no estoy tan mal. Al menos yo conservo- todavía- mis extremidades en su lugar. Al menos no hay un psicópata con una máscara escondido en la parte de atrás de mi carro. Al menos no desperté esta mañana en un calabozo, sin la menor idea de cómo llegue hasta allí y una voz oscura y misteriosa preguntándome si quería jugar un juego.

Yo solamente me desperté con una computadora congelada en la pantalla de inicio.

Definitivamente no es tan terrorífico. No se hace una película de horror o de drama con eso.

Así que definitivamente, yo estoy bien.

Anuncios

6 comentarios en “Truco de motivación #3: Recordar la trágica vida de algún personaje ficticio.

  1. Creo que ya he conocido a una Amazing Amy de la vida real, y Gone Girl es la película que más miedo me produce (y a la vez, una de las que más me gustan). Y si no creyera que de hecho, esa mujer si pudo haberme hecho lo que ella a su querido esposo Nick. Sí, obvio no me pasó, y qué bueno, pero eso no lo hace más llevadero. O no sé, es como decir “no tengo mucho derecho a sufrir por esto habiendo niños en algún país tercermundista – como el nuestro – sin techo, sin poder dormir, violados, hambrientos, sin educación y con el VIH”. Poniendo las cosa en comparativa, ¿quién dice que un profundo vacío existencial no es peor? Quizá en todo ese dolor que tienen, que van a morir y todo lo demás, al menos aún creen en algo, al menos aun dicen “moriré, pero iré al cielo..” o “moriré por lo que creí” o “muero siendo una buena persona” y culpando a todo el mundo. ¿Y qué hay de quien siente que su existencia no tiene propósito, aunque si vida sea cómoda? No hay cosa en el mundo que le puedan hacer que haga que el vacío desaparezca, salvo matarlo. Y hablando de historias y ficciones, matar a un ser vacío no es matar en realidad: es misericordia.

    Le gusta a 1 persona

    1. Bueno, a final de cuentas es solamente un truco, y, como todo, no es de plastilina y no se amolda a las necesidades personales. Puede que funcione, puede que no. No quiere decir que no tengamos derecho a sufrir. El derecho lo tienen todos, por las causas que elijan más convenientes y es perfectamente respetable. Ahora, también hay que tomar en cuenta que yo estoy hablando de problemas triviales llevados a una escala exagerada. Un vacío existencial no es trivial. Una computadora congelada haciéndome la mañana miserable es definitivamente trivial. El vacío existencial es un monstruo mucho más personal que no se resuelve con trucos motivacionales ajenos. Los trucos de alguien más no te van a decir cómo darle un propósito a tu vida jamás. Yo hablo de chiquilladas y berrinches, y de poner las cosas en perspectiva. Pero todos los problemas tienen niveles, y nunca me atrevería a colocar el existencialismo al lado de los problemas técnicos que me dan los materiales en el trabajo.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s