El armageddon

 4 de Marzo del 2038

Hoy he trabajado con Chuckles durante casi todo el día, intentando enseñarle cómo funcionan las cosas por aquí. Ha sido un proceso extenuante, pero hemos conseguido algunos progresos. Por ejemplo, ya casi consigo hacerle entender la diferencia entre los machos y las hembras de nuestra especie. Nunca terminaré de comprender por qué le costó tanto trabajo. Es verdad que la mujer de vello facial abundante y el hombre de pectorales desarrollados que vio en la calle significaban un punto de confusión para él, pero incluso tomando en cuenta ambigüedades de esta clase, su aprendizaje requirió mucho más tiempo del previsto.

Todavía tiene problemas para identificar los elementos comestibles de aquellos que no lo son. Y la arena para gato parece ser su favorita. No me he decidido a comunicarle que lo que ha estado ingeriendo durante todo este tiempo son desechos felinos. También tiene una predilección casi obsesiva por los caramelos. He ahí el origen de su nombre.

Parece pensar que mi mascota es alguna clase de animal de montura. Ha intentado cabalgarlo tres veces. El pobre de Benito ha optado por mantenerse escondido en las alturas.

Cuando le pregunto cuál es su misión en mi planeta, Chuckles insiste en responder que está aquí para destruirlo. Que ha venido a acabar con la civilización humana, a exterminarnos por completo de la faz de la tierra. A iniciar el Armageddon. Algunas veces estoy casi convencido de que ignora por completo sus treinta y tres centímetros de altura.

Ahora mismo, por ejemplo, se encuentra en medio de la sala de estar, absorto en la elaboración de lo que él llama “El arma”. No sé bien qué pretende lograr con dos cucharas de metal, vinagre, sodio, pasta dental, un encendedor y una batería alcalina.

Creo que hablo por todos los científicos de la NASA involucrados en el proyecto VIOLETA cuando digo que nuestro descubrimiento de vida “inteligente” no ha sido más que una terrible decepción. Queda claro que la capacidad intelectual del sujeto de estudio, o Chuckles, no excede a la capacidad de un niño de siet

Anuncios

23 comentarios en “El armageddon

  1. 😀 😀 😀 😀 pensé que era un despiste. Como cuando se te escapó incompleto el post de tu madre (supongo que le diste a “publicar” en lugar de “guardar borrador” ¡¡al menos esa es mi experiencia!!) y me llegó por mail y al entrar me dijo que no existía… 😦 Luego tuve que esperar un poco par a leerlo completo pero, sin duda, valió la pena 😉
    Pero este no ha sido el cas
    😀 😀 😀 😀

    Le gusta a 1 persona

    1. Jajaja ah sí, me pasó eso en efecto con aquel post, mi dedo resbaló y cayó en el botón de “Publicar” y tuve que correr a eliminarlo antes de que la sorpresa se arruinara por completo. Aquí la intención era que quedara así. Un pequeño experimento de finales implícitios (tal vez demasiado implícitos…) Pero ya saben, cuidado cuando mezclen dos cucharas, baterías alcalinas, vinagre, sodio y pasta dental 😉 ¡Saludos!

      Le gusta a 1 persona

  2. Me encantó, es lo segundo que leo de ti (lo primero fue lo de las 1000 visitas y los premios) y leyendo los comentarios me di cuenta de que si había entendido el por qué de que estuviera “incompleto”. Por cierto, me llamó la atención porque me apodan Chukes 🙂

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias, Chukes, me alegra mucho que te gustara. Sí, me arriesgué un poco con el cuento porque no estaba segura de qué tan claro era, pero decidí darle una oportunidad. La verdad fue un experimento divertido. Gracias por tu comentario, esperamos verte por aquí más seguido 🙂

      Le gusta a 1 persona

  3. De siet…? Jajajaja si es un experimento, creo que deberías terminarlo con una nota aclaratoria xD (Interrumpimos este cuento por problemas en la continuidad del universo). Me ha gustado mucho por cierto! Los detalles que escogiste para hablar de Chuckles son bárbaros! De verdad es un buen cuento!

    Le gusta a 2 personas

  4. Jajajajajajajajajaja me sacaste una buena risa.
    Me imaginé a los de la NASA y en sí a todo el mundo volando en pedazos, y la imagen más que escalofriante me pareció graciosa.
    Excelente cuento, Rosa. De repente te pones peliaguda con esto de las atmósferas v.s contenido, muy a lo Dick.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s