Comencé a morir

Yo comencé a morir cuando me di la espalda. Cuando ignoré la voz de mi propia garganta. Bebí un trago de orgullo y escupí en un balde mi esencia. Amputé todos mis sueños y enterré en el bosque mi alma. Acepté un destino que nadie había sellado, me rendí en una batalla que aún no había librado. Así, acallé el murmullo de mi deseo interno. Acallé todas las voces que me hablaban de anhelos. Anhelos que jamás se cumplirían. Me vestí entonces de rosa para ocultar un corazón marchito. Apliqué rubor en mis mejillas y maquillé una sonrisa en mi rostro. De esta manera pasó mi vida, con un poco menos de vida a cada día. Entre excusas y mentiras que me llevaron a aceptar una agobiante monotonía. Entre teclados de ordenador, papeles y juntas que no me interesaban. Sobreviviendo más que viviendo. Existiendo y repitiendo a cada segundo la pregunta del qué sería. ¿Qué sería de mí si hubiese sido más lista? ¿Qué sería de mí? Seguramente sería tan distinta. Pero el “sería” jamás se convertirá en un “es”. Y el “es” es una agenda repleta en mi bolso, una pluma empolvada en el ropero, un cuaderno en blanco que nunca sentirá el calor de la tinta, un par de cuentos jamás terminados. Y mi cadáver vestido de rosa.

Fotografía: DustOnCrust photography

Anuncios

12 comentarios en “Comencé a morir

    1. oh, lo que sucede es que las fotografías aparecen en la página de Inicio, pero por algún motivo WordPress las omite cuando se da clic en la entrada. Detalles raros del template que seleccioné.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s