Terrores nocturnos

Y llegó el día en que los espíritus de la noche vinieron por mi cuerpo. Se arrastraron por debajo de la puerta, se colaron por el resquicio de la ventana, reptaron por el suelo con su viscosa masa y  treparon por mi cama cual arácnidos, haciendo sonar sus colmillos como anuncio de lo que me esperaba. Y yo me arrojé al vacío, escondiéndome en la luz de la luna. Los espectros perdieron mi rastro, incapacitados para detectar los rayos del brillante astro. Sus patas danzaron en el aire con furia. Escupieron veneno en vano. Pero el sonido de su voz los distrajo. Todos permanecimos inmóviles, mientras ella continuaba cantando. El tambor de mi pecho acompañaba sus cuerdas vocales. Los ojos de renacuajo se volvieron hacia su habitación, las lenguas bífidas relamieron sus labios. Y supe que sería el final.

Imagen de: Lucy Luh (http://lucyluh.deviantart.com/)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s